× Consejo: Regístrate o haz login para practicar con los últimos exámenes DGT 2017, premios, manuales, test inteligentes...
TEMA 7
Elementos que intervienen en los accidentes de circulación

Los elementos que intervienen en el tráfico son principalmente tres:

  • La vía, por ser el lugar físico donde se desarrolla el tráfico
  • El vehículo, sus pasajeros y su carga
  • El factor humano de los conductores de los vehículos

7.1 La vía y su entorno

La vía es un lugar estático donde se desarrolla el tráfico pero a la vez es cambiante, ya que las situaciones que en ella se den pueden ser muy diversas. Para poder responder a todas las situaciones con las que nos podemos encontrar existe un nivel de exigencia para dar la respuesta adecuada en cada momento.

Por ejemplo podemos encontrarnos que no es lo mismo conducir por tramos rectos que con curvas, de día que de noche o cuando existe mucho tráfico a cuando no lo hay. También es más sencillo conducir cuando la vía está bien señalizada a cuando no lo está ya que la información de la que disponemos es más completa.

7.2 El conductor

El conductor es el encargado de dar una respuesta adecuada a cada situación que se presente en la vía atendiendo a las condiciones atmosféricas, a su geometría y a las normas y señales de circulación que la regulan.

El conductor recibe información del entorno en el que pilota el vehículo a través de estímulos (sobretodo en la vista y el oído). Una vez los percibe, toma decisiones rápidas sobre qué acción ejecutar como puede ser pisar el freno o girar el volante.

La capacidad de respuesta ante los estímulos del conductor puede verse alterada cuando su estado psicofísico no es el adecuado del que se espera (consumo de alcohol o drogas, exceso de cansancio etc…)

Es por ello que elnivel de capacidad de cada conductor se determinará por la formación adquirida antes y después de obtener el permiso de conducir, y también de la experiencia al volante por haber vivido más situaciones y más diversos que los noveles.

7.3 El vehículo y su carga

Además de la capacidad de respuesta del conductor la seguridad en la conducción también vendrá dada por el estado del vehículo y su carga al realizar las acciones que se desprenden de las decisiones del conductor.

El buen estado del conductor y el buen estado del vehículo crean la capacidad total al volante. Será necesario que el vehículo tenga una buena reacción en sus características mecánicas (frenado, aceleración, potencia etc…) y en su mantenimiento (correcto estado de frenos, luces neumáticos etc…)

También es de vital importancia la manera de conducir el vehículo que se recomienda que sea suave y prudente y la carga del vehículo, cuya distribución y peso puede afectar también en los accidentes de circulación.

7.4 El accidente de circulación

Las exigencias de la conducción y las capacidades del conductor y el vehículo deben estar equilibradas, por lo que cuando se rompe este equilibrio se produce el accidente de circulación.

Es importante y necesario que se conozcan las causas que producen los accidentes de tráfico para así poder evitar que en torno a 5000 personas mueran cada año en la carretera. Entre las causas de los accidentes de tráfico siempre se encuentra uno de los tres elementos antes mencionados: estado de la vía, factor humano y el estado del vehículo.

7.5 Causas imputables al factor humano

El ser humano participa en la conducción bien siendo pasajero, conductor o peatón. Entre las causas de accidente imputables al hombre podríamos encontrarnos con lo que son comportamientos incorrectos infringiendo las normas y señales de tráfico, y los que son consecuencia de un estado psicofísico determinado.

7.5.1 Comportamientos incorrectos de los peatones

El peatón es siempre el elemento más vulnerable en los atropellos, que en numerosas ocasiones se producen por comportamientos incorrectos de los mismos.

Los comportamientos incorrectos más frecuentes en atropellos son el cruzar la vía fuera del paso de peatones, cruzar en diagonal, irrumpir en la vía sin prestar atención al tráfico o subir y bajar de un vehículo de forma antirreglamentaria.

Los dos grupos de personas más vulnerables en los atropellos son los niños y los ancianos, es por ello que los conductores deben extremar las precauciones, estar atento para reaccionar a tiempo, y advertir su presencia con antelación.

7.5.2 Comportamientos incorrectos de los conductores

En más de un 80% de los accidentes son los mismos conductores los que infringen alguna norma de las recogidas en el Reglamento de Circulación tales como no mantener la distancia de seguridad, no respetar la preferencia o circular sobrepasando la velocidad establecida.

En zona urbana los comportamientos incorrectos más habituales son el adelantar de forma incorrecta, circular a una velocidad inadecuada o no cumplir las señales de stop o ceda el paso.

Por lo que se refiere a la velocidad existen dos tipos de infracciones relacionadas con ella:

  • No respetar los límites de velocidad: El conductor debe conducir en todo momento a una velocidad limitada, dentro de los límites establecidos, y no excederse de la velocidad marcada ayudándose del indicador de velocidad.
  • Circular a velocidad excesiva o peligrosa: El conductor debe adaptar su velocidad a las circunstancias de la vía en ese momento.

Así pues, en todo momento el conductor debe respetar los límites máximos de velocidad en cada vía y ajustar la velocidad del vehículo a las situaciones cambiantes de la vía. Es por ello que el conducir a una velocidad limitada no es siempre sinónimo de buena conducción ya que es posible que se tenga que reducir esa velocidad por la situación del tráfico.

En todo caso a mayor velocidad mayor será el riesgo de accidente ya que se reducen las capacidades y el tiempo de reacción del conductor y la distancia de frenado, reacción y seguridad será mayor.

7.5.3 La distancia de reacción

Para evitar la extrema violencia en algunos choques es necesario saber cual es la distancia recorrida en un segundo, que es justo el tiempo que transcurre desde que el conductor avista un obstáculo o peligro hasta que toma la decisión.

Durante ese segundo en que el conductor está decidiendo el vehículo recorre una distancia que será mayor cuanto más alta sea la velocidad, y que recibe el nombre de distancia de reacción junto con el tiempo de reacción que es el tiempo que tarda el conductor.

La distancia de reacción varía según la persona y sus reflejos, y también según el estado físico y psíquico en que se encuentre en ese momento. Si bien es cierto existen ciertos hábitos que propician el alargan esta distancia: fatiga, falta de sueño, comidas copiosas etc…

7.5.4 La distancia de frenado

La distancia de frenado es aquella que recorre el vehículo desde que el conductor pisa el freno hasta que el vehículo queda totalmente detenido.

7.5.5 La distancia de detención

La distancia de detención o de parada técnica, es aquella que recorre el vehículo desde que el conductor percibe el obstáculo hasta que queda totalmente detenido. Podríamos decir que es la suma de la distancia de reacción y la distancia de frenado.

Las distancias de frenado y detención dependen de varios factores como la calidad del pavimento, el estado de los renos y neumáticos o la velocidad a la que se circule.

En ocasiones el obstáculo con el que el conductor se va a encontrar no es visible a primera vista; es por ello que se debe circular siempre a una velocidad suficiente como para poder detenerse en caso de encontrarnos una intersección con un obstáculo que pueda resultar no visible de primeras.

La distancia visible y sin obstáculos ni tan siquiera previsibles constituye una zona de seguridad en la que el vehículo deberá ser capaz de detenerse en caso de peligro por causa de un obstáculo.

7.5.6 La distancia o intervalo de seguridad

Otro motivo que causa los accidentes de circulación es el no mantener la distancia de seguridad con los vehículos que nos preceden, ya que con ello se reducen las posibilidades de realizar maniobras para evitar un accidente sin perjudicar al otro vehículo.

Es imprescindible que un vehículo ante un peligro inminente disponga del tiempo y el espacio necesarios para evitar una colisión. Mantener como distancia de seguridad solo la que correspondería según el tiempo de reacción también sería peligroso ya que pueden no coincidir y provocar un accidente. Es por ello que la distancia de seguridad debe ser de al menos el doble que la distancia de reacción.

Se deberá aumentar la distancia de seguridad cuando nos encontremos ante un pavimento mojado, con frenos deficientes o neumáticos desgastados para evitar patinar.

7.5.7 Prioridad o preferencia de paso

Otra de las causas que propician los accidentes de tráfico es el no respetar la prioridad de paso de los vehículos no haciendo caso a las señales de stop, ceda al paso o los semáforos en rojo.

La preferencia de paso se infringe especialmente en vías urbanas, que es dónde más accidentes de tráfico se producen.

7.5.8 Los adelantamientos

Los adelantamientos y los giros incorrectos también causan accidentes tanto en vías urbanas como interurbanas. Es una maniobra especialmente peligrosa por el aumento de velocidad que implica por lo que debe realizarse muy atentamente e intentando invadir la calzada izquierda lo mínimo posible.

7.5.9 El estado psicofísico del conductor

Los principales factores que inciden en el estado psicofísico haciéndole más vulnerable a cometer un accidente de tráfico son la distracción de la carretera, el cansancio y la somnolencia y el alcohol y las drogas presentes en un 37% de los accidentes.

Es por ello que el conductor debe permanecer siempre atento a la vía y adecuar la conducción a la situación de tráfico que se le presenta en cada momento.

7.6 Causas imputables al vehículo

El vehículo interviene siempre en las decisiones tomadas por el conductor en la conducción, ya que la suma de las capacidades del conductor y del vehículo crean la capacidad total para conducir.

Si el vehículo no se encuentra en óptimas condiciones las exigencias del mismo serán más fuertes que las capacidades del conductor y se producirá el accidente. Pese a ello los accidentes producidos por fallos propios del vehículo son mínimos comparados con los producidos por el factor humano.

Es importante para evitar un fallo del vehículo mantenerlo en buenas condiciones, no sobrecargarlo y repartir la carga correctamente para aumentar la vida del vehículo y que éste sea seguro.

7.7 Causas imputables a la vía

La capacidad de respuesta del conductor debe ser siempre superior a las exigencias de la vía y el entorno, lugar dándose produce la conducción, para evitar el accidente.