¿De qué país quieres obtener tu licencia? Cerrar
× Regístrate o haz login para practicar con los últimos exámenes DGT 2021 con explicaciones, manuales, test inteligentes...
Abrir Índice

Comportamiento en caso de accidente


La obligación de ayudar a otros

Las personas que circulen por una vía y que estén implicadas en un accidente, o bien que no estando implicadas hayan presenciado el mismo o tengan conocimiento de éste, estarán obligadas a llevar a cabo medidas encaminadas a:

  • Ayudar o solicitar ayuda para atender a las posibles víctimas
  • Reducir los riesgos y peligros para el restablecimiento de la circulación y colaborar con la autoridad o sus agentes.

En caso de que el accidente hubiera provocado muertes o lesiones graves en alguna persona o se haya dado aviso previo a las autoridades competentes, se debe evitar en la medida en que no afecte a la seguridad de los heridos o de la circulación, cambiar la condición en la que se encuentran las pruebas debido a la importancia que éstas tienen para determinar la responsabilidad, siempre y cuando no haya peligro al hacerlo.

Los usuarios de la vía que no hayan estado implicados no estarán obligados a intervenir para cumplir estas medidas cuando:

  • Ya se hayan presentado la autoridad o sus agentes en el lugar.
  • Sea evidente que no se necesita más colaboración.

Es conveniente que ante estas situaciones se aleje y continúe con la marcha para evitar entorpecer la circulación y las medidas de ayuda. Si hay agentes de la autoridad, deberá seguir sus indicaciones.


La importancia de prestar ayuda

La importancia del auxilio sobrepasa la obligación mencionada. Se trata de una actitud de solidaridad con quien se encuentra en una situación en la que podría estar cualquiera. Asimismo, la actitud de quien auxilia a un accidentado es vital para la supervivencia y secuelas de éste.

Con unos mínimos conocimientos sobre lo que debe hacerse y lo que no, se podrán evitar nuevas lesiones o que se agraven las que ya hay.


Castigo para las personas que no presten ayuda

Tanto el socorro como la petición de auxilio para las personas que necesitan de la misma son una obligación, y no cumplirlos conlleva sanciones que se recogen en el Código Penal como delitos (delito de omisión del deber de socorro). En este delito podrán incurrir:

  • El que no ayude a una persona desamparada y en grave peligro cuando pueda hacerlo sin riesgo propio ni de terceros
  • El que no pida auxilio con urgencia si él mismo no puede prestarlo
  • El que haya ocasionado un accidente y no preste auxilio a las víctimas


Delito de abandono del lugar del accidente

El conductor de un vehículo que abandone el lugar de los hechos tras causar un accidente en el que fallecieran una o varias personas, será castigado como autor de un delito de abandono del lugar del accidente con una pena de prisión que puede abarcar desde los 6 meses a los 4 años, así como privación del derecho a conducir de 1 a 4 años.


Comportamiento en caso de accidente (PAS)

Cualquier persona que se disponga a auxiliar a otra en un accidente deberá:

  • Hacerse una idea general de las circunstancias y consecuencias del accidente (composición del lugar), para establecer un orden de preferencias que garantice la seguridad y el auxilio correcto.
  • Después, como norma general deberá Proteger, Avisar y Socorrer. Con el esquema de actuación PAS es más fácil recordar las actuaciones. Es importante no precipitarse y mantener la calma, porque el nerviosismo sólo puede contribuir a incrementar la confusión e impedir que se actúe correctamente.


Proteger

Debido a que cada año mueren numerosas personas por parar a ayudar a los accidentados sin tener en cuenta unas mínimas precauciones, se hace necesario recordar las medidas a llevar a cabo. El que se acerque a socorrer a otra persona deberá protegerse a sí mismo, al lugar del accidente y a las víctimas.


Forma de protegerse
  • Detenga su vehículo en una zona segura y compruebe que no hay peligro para su vida antes de aproximarse al lugar del accidente.
  • Antes de aproximarse al lugar del accidente deberá comprobar que no hay peligro para su propia vida. De ser así, lo mejor es que no actúe.
  • Evite en la medida de lo posible invadir la calzada, usando el chaleco y ultimando las precauciones si debe hacerlo.


Forma de proteger el lugar del accidente

En el lugar del accidente el paso de vehículos es a uno de los principales peligros, por lo que es necesario señalar correctamente el obstáculo creado.

Las actuaciones que pueden llevarse a cabo para proteger el lugar del accidente son:

  • Encender la señal de emergencia, tanto de día como de noche
  • Dejar encendidas las luces de posición y gálibo cuando corresponda
  • Colocar los triángulos de preseñalización de peligro
  • Iluminar el lugar del accidente si fuese necesario con las luces del vehículo
  • Inmovilizar el vehículo accidentado y cortar el encendido
  • Identificar si existen otros peligros (de incendio, manchas de gasolina, mercancías peligrosas u otros)
  • No fumar, encender cerillas o hacer fuego, ni permitir que otros lo hagan
  • En caso de que haya incendios, utilice un extintor sobre l base de la que surge el fuego o, si no tiene, mantas, tierra o arena. No use agua.

Con estas medidas no sólo podrán evitarse nuevos accidentes, sino que se podrá dar una información más completa a los servicios de emergencia.


Forma de proteger a las víctimas
  • A menos que sea imprescindible NO mueva a los heridos. Si se ve obligado a hacerlo por razones de salud, evite movimientos bruscos y proteja el cuello, en especial si están inconscientes.
  • El cuello de un herido deberá protegerse de los movimientos bruscos, especialmente si el herido está inconsciente.
  • NO remueva el casco a menos que sea imprescindible y conozca la técnica adecuada y esté claramente indicado hacerlo (debe contar con la ayuda de otra persona). Por ejemplo, si no puede acceder al herido para llevar a cabo la reanimación Cardio-pulmonar.


Avisar o alertar

La llamada al Servicio de Emergencias es una de las medidas más importantes que podrán realizar los que ayuden, debido a que en muchos casos la supervivencia del herido dependerá de la rapidez y la forma en que se realice esta llamada.

Por ello, se debe pedir auxilio con urgencia a través del teléfono de emergencia 112, usando el medio más rápido y adecuado como el móvil, los postes S.O.S. o solicitando la ayuda de otros usuarios.

La llamada es gratuita y se puede realizar desde un teléfono sin PIN ni cobertura. El centro recibirá la llamada y coordinará los efectivos necesarios (sanitarios, policía, bomberos) en función de las características del accidente.

Lo más apropiado es buscar a alguien que se haga responsable de llamar a los servicios de emergencia mientras que la persona que tenga más conocimientos de primeros auxilios valora el estado de los heridos e informa al que está llamando.


Información que debe darse al llamar al 112
  • El lugar del accidente, concretando en la medida de lo posible con el nombre de la vía, el número o punto kilométrico, la localidad, etc.
  • El número de heridos o de víctimas y las características del accidente. Si hay personas atrapadas deberá decirlo, así como si existen peligros inminentes (caídas, explosiones, etc.).
  • Su identificación: nombre, DNI y teléfono, así como cualquier otro dato que soliciten los servicios de emergencia. No cuelgue el teléfono sin que le den el visto bueno.

Asimismo, se deberá informar a la autoridad o sus agentes y permanecer o volver al lugar del accidente hasta que lleguen, excepto que éstos le autoricen a abandonar el lugar, o que deba prestar auxilio a los heridos o ser atendido él mismo:

  • Si aparentemente hay herida o muerta una persona.
  • Cuando sea necesario para establecer la seguridad de la circulación.
  • Cuando alguna de las personas implicadas en el accidente lo solicite.

No será necesario avisarles ni permanecer en el lugar del accidente, si sólo se han producido heridas claramente leves, la seguridad de la circulación está restablecida y ninguna de las personas implicadas en el accidente lo solicita.


Socorrer

Este será el tercer paso. Aunque parezca que no es adecuado atender a los heridos como último lugar, hay que considerar que, si procedemos a atenerlos sin tomar las actuaciones previas, nos expondremos a peligros innecesarios.

La persona que auxilie tendrá la misión de mantener en las mejores condiciones posibles al herido hasta que llegue la ayuda sanitaria. Como norma general, el comportamiento adecuado será:

  • Actuar con rapidez, pero sin precipitarse.
  • Establecer un perímetro de seguridad, tranquilizar a las víctimas y buscar la colaboración de otras personas, procurando que actúen sólo las necesarias para no estorbarse en la atención a los accidentados.
  • Prestar a los heridos el auxilio que resulte más apropiado según la situación. En caso de duda, debe abstenerse de actuar sobre los mismos y dedicarse a proteger, pedir auxilio o prestar apoyo emocional.
  • Se debe valorar el estado de la persona herida antes de atenderla, valorando también la gravedad de otros posibles heridos para saber a quién socorrer primero. Los pasos a seguir son:
    • 1. Valore el nivel de consciencia: es aconsejable usar preguntas sencillas en un tono alto y conciso, o crear un pequeño estímulo (pellizco en el dorso de la mano o similar).
    • 2. En caso de que el accidentado no responda, debe continuar con el procedimiento ABC:
      • A: Abrir la vía Aérea con la maniobra frente-mentón.
      • B: Boca. Comprobar si el accidentado puede respirar (ver, oír, sentir).
      • C: Comprobar la Circulación y las hemorragias. Si respira, no es necesario comprobar la frecuencia de la circulación sanguínea.
  • Afloje las prendas que puedan comprimir el cuello o las vías respiratorias del herido.
  • Tape a los heridos ligeramente, también en verano.
  • No de medicamentos, alcohol, pomadas, o ninguna sustancia similar.
  • Como norma general, tampoco les de bebidas. No dar en ningún caso bebidas alcohólicas.
  • Intente evitar que los heridos caminen.